DOMADORA DE PENSAMIENTOS

DOMADORA DE PENSAMIENTOS

¿Qué tal ha ido la experiencia de auto piropearse?  Espero y deseo que lleves ya unos días entrenando con el mantra: SOY UNA PERSONA PRECIOSA. Yo también lo he hecho y, aunque a veces se me olvida, lo retomo en cuanto caigo. Y sí, me ha funcionado, es más, ahora los auto piropos forman parte de mi rutina diaria 😉

Tenemos cientos, miles de pensamientos al día, y la mayoría de ellos son los mismos del día anterior, y del anterior, y del anterior… Un bucle sin fin, vaya.

Si te paras a pensar, es ahí dónde se origina todo…

En los pensamientos

Y ¿Cómo son esos pensamientos? ¿Cuáles surgen sobre tu imagen personal? ¿Qué calidad tienen? ¿Qué me provocan?

Aunque practico el auto piropo diario, no puedo evitar que vuelvan los pensamientos que me desmotivan y sacan lo peor de mí.

Y venga a darle vueltas a lo mismo…

Sin llegar a nada.

Son muy pesados, me bajan la moral, me desgastan… y ¿por qué siguen ahí? ¿Por qué vienen y no se van a freír espárragos? Cuando se trata de nuestra imagen, creo que, sencillamente, tenemos la extraña manía de poner el foco siempre en lo negativo, en lo que no nos gusta, en nuestros complejos.

Y ¿de dónde vienen?

¿Quién los crea?

Amiga, aquí viene lo mejor.

Los creo yo,  y los tuyos… los creas tú. 

Qué curioso, ¿verdad?  Se originan en la mente y  pasan a ser una emoción que invade el cuerpo y crea malestar o bienestar, según para dónde tiren.

Con tus pensamientos creas tu realidad:

Si yo pienso que no tengo estilo, mi realidad es que no tengo  estilo.

Si yo pienso que estoy demasiado flaca, mi realidad es que estoy demasiado flaca.

Si yo pienso que mi cabello es estropajoso, sentiré mi cabello como un estropajo.

Y así todo lo quieras…

Da igual lo que te digan, lo que vean los demás: si yo me veo mal, la realidad para mí es que estoy mal y me siento mal. Parece mentira las ganas que tenemos de criticarnos y sacarnos defectos por todas partes.

Un rollo

Yo veo dos opciones: seguir con la misma historia en la cabeza hasta que un día explote, o empezar a hacer algo que sea productivo y agradable para mí. Es evidente que me inclino por la segunda.

Tercer reto de “PORQUE QUIERO, PUEDO Y ME APETECE HACERLO”:

DOMA A TUS PENSAMIENTOS

 Tú decides lo que quieres pensar, eres dueña de tus pensamientos. Totalmente cierto. Lo más sensato, es que los encamines hacia el lado que te hace sentir bien,  el que te llena de alegría  y  te produce felicidad. Decide.

¿Para qué tener pensamientos que me hunden en la miseria, cuando los puedo  transformar en otros que me den calma, seguridad y serenidad?

Y sigue el dilema de siempre, no es  fácil lo sé, ellos se empeñan en volver al lado oscuro. Son muy pesados los pensamientos, pero es cuestión de práctica y compromiso.

Yo me digo: Rocío ¿no dejarás que un simple pensamiento te amargue el día, verdad?

Tú puedes con ellos: les ordenas y tienen que obedecer.

Siendo domadora de mis pensamientos, soy mucho más consciente de ellos, y  alucino con las cosas que se me pasan por la cabeza, algunas que no tienen ningún sentido y que no me llevan a ningún sitio. Por eso, ahora, los llevo por el camino que quiero seguir. Cuando se tuercen, les digo: Cheeeeeee, no te pases ni un pelo, que por ahí no quiero ir. Igual hacen falta muchos “cheeeeeeeeee” al principio, normal, pero van bajando de número e intensidad con el tiempo.

Aunque la verdadera revelación es darte cuenta de que tú tienes el control, la responsabilidad contigo misma, el compromiso.

Ahí empieza todo.

¿Te sientes capaz de domar tus pensamientos?

¡Cuéntame!

LES TIES FIGUES, con amor.

“Ni tu peor enemigo puede hacerte tanto daño

como tus propios pensamientos” Buda

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *