“PORQUE QUIERO, PUEDO Y ME APETECE HACERLO”.

“PORQUE QUIERO, PUEDO Y ME APETECE HACERLO”.

Oye, y tú… ¿Cómo te llevas con el espejo?

Me dirás: “Pues muy bien. Cada mañana me lavo la cara, me peino, me afeito, me lavo los dientes, me maquillo…y todo mirándome en el espejo, claro está. ¿Con el espejo? Muy bien ¡gracias!”

El espejo forma parte de tu rutina matinal, lo sé, pero no me refiero a mirarte en él para ver con qué pelos te has levantado. Quiero hablar sobre otro aspecto de tu relación con el espejo. A  descubrir tu reflejo más íntimo, más personal, más interno.

Para  conseguirlo, ponte delante de él, aparta tu preciosa melena y déjate la cara al descubierto. Y entonces…

Mírate.

Mírate a los ojos,

mírate detenidamente.

Aguanta la mirada,

descúbrete,

habla contigo misma/o.

Y a ver qué surge.

¿Lo has hecho alguna vez?

Pruébalo, aunque creas que  no tiene ningún sentido. No es fácil, lo sé, parece que estás haciendo un poco el tonto:”Pero ¿de verdad hablo con el espejo? ¡Estoy perdiendo el tiempo!

¿Sabes lo que haces?

Te estás prestando atención, descubriendo, apreciando, comunicando. Ahora no hay nadie con el que tengas, quieras o debas hablar y comportarte de una manera determinada. Estás sólo tú, contigo misma/o.

Disfrútalo como un espacio de auto descubrimiento. Haz simplemente el  sencillo ejercicio de mirarte como si te vieras por primera vez, de observar bien tu rostro y cada parte de tu cuerpo. Sin juzgarte. Poco a poco. Lentamente.

¿Qué piensas al mirarte a los ojos?

¿Cómo te ves?

¿Te gusta verte?

¿Te sientes cómoda/o haciéndolo?

¿Cómo definirías tu cuerpo?

¿De qué manera te hablas?

¿Te diriges hacia ti con cariño y respeto?

¿Cómo te sientes?

La sinceridad es la clave, estás en tu intimidad. Y no puedes engañarte a ti misma/o. Es absurdo. Las respuestas son sólo para ti.

Después de hacerte todas estas preguntas conocerás en qué punto estás en la relación con tu cuerpo y tu imagen personal. Responde con franqueza,  es muy sano y liberador alumbrar  pensamientos que, casi siempre, tenemos  escondidos.  De esta forma, los plantas delante de ti y te haces consciente de ellos. Ya sabes que están ahí, igual siempre lo has sabido, aunque ahora, los ves con claridad.

¿Eres de las personas que está divinamente con su imagen?

¿Eres de las que se ha dado cuenta de que te quieres muchísimo?

¿Eres de las que ni siquiera te habías parado a pensar en ello?

¿Eres de las que se han sorprendido con los pensamientos que han aflorado?

¿Eres de las que no pueden ni mirarse en el espejo?

Puedes ser cualquiera de estas personas, puedes encontrarte en cualquiera de estos momentos.  Lo importante, para empezar, es que has sido capaz de darte un tiempo para observarte, has dedicado unos minutos para conocerte mejor, cosa que rara vez hacemos.

Pues muy bien, ¿y ahora qué? 

Es el momento de parar y reflexionar sobre todo lo que se ha movido dentro de ti, de lo que has sentido y experimentado. En realidad, se trata de eso, de saber dónde estás y qué crees que necesitas hacer para transformar  los pensamientos y las emociones que se han presentado y que definen cómo es la relación que tienes contigo misma/o. Si es eso lo que sientes y quieres.

Y para empezar ese viaje, queda universalmente inaugurada la sección:

“PORQUE QUIERO, PUEDO Y ME APETECE HACERLO”

¿En qué consiste? Pues mira, yo te propongo una acción y si piensas y sientes que tú “QUIERES, PUEDES  Y TE APETECE HACERLO”,  la lleves a cabo.

Y la primera que te propongo es que, a partir de ahora, cada vez que te mires en el espejo,

TE SONRÍAS.  SONRÍE 

como le sonreirías a tu hijo, a tu madre, a una amiga, a la persona que más ames en este mundo.

Yo llevo ya un tiempo practicándolo y te puedo decir que sienta de maravilla.  Vivo en un cuarto y, cada día, cuando subo y bajo por el ascensor,  además de aprovechar para pintarme los labios, me sonrío . Empiezo el día siendo amable conmigo misma.  Te lo recomiendo. Me regalo una sonrisa, que es GRATIS y posee un poder mágico, además de una lista interminable de beneficios para mi salud. ¿Te apuntas? Recuerda que es

GRATIS, ¡¡¡GRA-TIS!!! 

Empieza a practicar y me cuentas cómo te sienta el experimento ;).

Nos vemos dentro de poco con una nueva propuesta de

” PORQUE QUIERO, PUEDO  Y ME APETECE HACERLO”

Besos,

LES TIES FIGUES con amor.

 “Por tu sonrisa, haces a la vida más bella”.  Thich Nhat Hanh 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *